sábado, 27 de febrero de 2010

"EL HORROR, EL HORROR": INVISIBLE, DE PAUL AUSTER




Invisible, de Paul Auster. Editorial Anagrama, traducción de Benito Gómez Ibáñez

Cerré Invisible lleno de inquietud. Como casi todo Auster parece que leamos un thriller, o más bien usa sus hechizos para conducirnos con sus cantos de sirena hacia algún lugar ignoto, con guiños literarios que nos avisan: Dante, Bertrand de Bord con su propia cabeza entre las manos. No será la revelación de un misterio o la resolución de un juego de malentendidos premeditado lo que nos ofrezca, sino algo más profundo, que muchas veces me cuesta dilucidar pero del que percibo sus contornos fugaces, como la meteria de los sueños. La naturaleza de la realidad, la frontera difusa entre realidad y ficción, entre la literatura y la vida misma, la maldad y la lujuria, y siempre algo acechando por algún sitio.

Eso es lo que he sentido leyendo este libro. Supongo que es de lo que es capaz la buena literatura: crear un mundo que nos es imposible de describir.

1 comentario:

Aura Penélope Córdova dijo...

Celan, siempre Celan...siempre existe la necesidad de volver a él.
Inmortal.